Hacienda de Chichimequillas

 

 

Eran los años de 1602 a 1614, la llegada de los Carmelitas Descalzos de la Provincia de San Alberto en México se efectuó en Querétaro, fundando un convento y templo a la advocación de Santa Teresa de Jesús

Teniendo como Santa Patrona a Nuestra Señora del Carmen, esta orden religiosa construyó una hacienda en el hoy municipio de El Marqués, Qro., para almacenar la mercancía de metales y producir ganado o agricultura en el territorio conocido como Chichimequillas, que significa  “tierrillas rojas” o “terruños colorados“, en el idioma náhuatl fusionado al español.
Los monjes carmelitas decidieron erigir su finca en este lugar, debido a la  estrecha cercanía que tenía con el Camino Real de la Plata, un sendero por donde transitaban los viajeros y mercancías con destino a los dos extremos de la Nueva España, en el siglo XVI.
Así mismo, en sus alrededores subsistían campamentos o reservaciones de tribus chichimecas, que con el tiempo adoptaron la evangelización. Después, aceptaron los trabajos practicados en la labor cotidiana de la hacienda, como la cría de ganado vacuno y avícola, además del cultivo en la agricultura del maíz, fríjol, calabaza y el cuidado de la vid. Siglos más tarde, la Hacienda de Chichimequillas fue vendida en el año de 1851 al General Mariano Arista, un regio militar originario de San Luís Potosí, que en aquel tiempo asumió la Presidencia de la República Mexicana.
Su periodo de mandato fue conocido por haber estado estrictamente apegado a la ley y el orden constitucional, por lo que provocó el descontento y la traición del movimiento conservador, incitado por el General Antonio López de Santa Anna y sus fieles colaboradores, la controversia propició un golpe de estado al Gobierno de la República  y generó el desorden político en el Cuarto Congreso Constitucional, que a su vez estaba   encabezado con ejemplar sabiduría por su Presidente en turno, el célebre Doctor en Derecho Don Ezequiel Montes Ledesma, ilustre queretano nacido en el rústico municipio de Cadereyta, que brilló por su labor jurídica y política en los tribunales de nuestra gloriosa nación.
Sin embargo, Don Mariano Arista renunció a su digno cargo, siendo víctima de la calumnia opositora  y los problemas de salud que le aquejaban.
En seguida,  fue desterrado de México el  día 5 de mayo de 1853, por el déspota  López de Santa Anna, que así mismo, fue reconocido nuevamente como Presidente de la República Mexicana.
Este trágico suceso, origino que la Hacienda de Chichimequillas cambiara a las manos de su nuevo propietario, el Señor Don Hermenegildo Feliú, siendo el año de 1857, cuando las Leyes de Reforma le autorizaron su adjudicación.

LA HACIENDA EN NUESTROS DÍAS
A diferencia de las antiguas haciendas que ahora han sido convertidas en restaurantes y hoteles, Chichimequillas mantiene la actividad tradicional que en un principio fue considerada como hacienda mixta, ya que se dedicaba a la producción agrícola y ganadera, aunque en la actualidad es netamente agrícola y en sus tierras se siembra, entre otras cosas zanahoria y alfalfa. La capilla sigue en funcionamiento y ahí se realizan las actividades del actual pueblo que se asienta fuera de la barda perimetral, lo que mantiene a la señorial Chichimequillas como una hacienda viva.

 

Mapa

 

 

Dirección

  • Chichimequillas, Municipio El Marqués, 76250, Querétaro
  • Teléfono: 01 442 145 2454

 

 

Contacto